Recent Posts: Label / Tag Ex:

Bruno Mars: un éxito de otro planeta (ver vídeo)




El artista pop presenta su trabajo más reciente en Madrid y Barcelona con un show que incluye pirotecnia, juego de luces y una selección de sus grandes éxitos. 

Si tuviésemos que decir quién es el artista pop de mayor éxito en la década actual, el nombre de Bruno Mars debería salir muy rápidamente. Al igual que rivales en esta lid como Taylor Swift, Adele o Ed Sheeran, el estadounidense ha sabido cómo sonar contemporáneo y conquistar a todos los públicos a través de una nueva autenticidad que es reforzada por sus dotes interpretativas, gusto clásico y una depurada técnica musical. En el caso de este hombre, que nació como Peter Gene Hernandez en Honolulu, Hawái, en 1985, parecía que la música estaba flotando ya en su ADN. En él se mezcla sangre gitana del Este de Europa, puertorriqueña, filipina y española. Igualmente mestizo fue su aprendizaje musical, tomado de una familia que incluía a una bailarina de hula hawaiano y a un tío que era imitador de Elvis. Eso fue, precisamente, lo que comenzó haciendo el joven Bruno, que a los cinco años ya iba de gira con su grupo familiar encarnando al rey del rock. A los 17 se fue a Los Ángeles a perseguir su sueño de dedicarse profesionalmente a la música. 

Fue, paradójicamente, un encargo como compositor de un tema para la reunión del grupo puertorriqueño Menudo -el que lanzó a Ricky Martin- lo que le introdujo en el mainstream. Como componente del equipo de productores The Smeezingtons, firmó varios singles de éxito, como el ultrapegadizo Fuck You, de Cee-lo Green, y allanó el camino hacia su debut en solitario. A partir de la balada Just The Way You Are y su álbum Doo-Wops And Hooligans (2010), el joven Mars no ha dejado de cosechar récords.

¿Qué ha llevado a Bruno Mars a conseguir tal impacto? En primer lugar, su pericia como compositor de canciones pop pegadizas, de formas completamente estandarizadas, pero sabiendo tocar las teclas adecuadas. No menos importante, su magnífica técnica vocal, muy en la onda de Michael Jackson, pero también su carisma y su carácter de artista global: además de cantar, componer y producir, sabe tocar la guitarra, el bajo, la batería y los teclados; es un buen bailarín, capaz de crear shows coreografiados donde los ocho músicos que lo acompañan tienen que seguirle en el juego y, a nivel estilístico, bebe de las enseñanzas de todos los showman clásicos del pop, el soul y el r'n'b.